Saltar al contenido

Autoliderazgo

autoliderazgo

El autoliderazgo es la capacidad de gestionar tus emociones para alcanzar tu máximo potencial como ser humano. Desarrollando tus cualidades lo máximo posible y limando tus debilidades. Con el fin de tomar la mayor cantidad de decisiones conscientemente y alineadas con tu objetivo personal o profesional.

Liderarse a uno mismo y soltar las creencias limitadoras es la base para convertirse en un líder. Normalmente, asociamos la palabra líder con un político, famoso, deportista, personaje dictatorial o autoritario, es un error común.

Ser un líder no es más que ser el ejemplo de lo que quieres en el mundo, sin necesidad de dar órdenes, ni de imponer tus pensamientos o entrar en conflicto por tus ideales. 

¿Cómo puede nadie liderar una familia, pareja, equipo, empleados, etc, sin aprender a autoliderarse primero?.¿Cómo podría alguien mostrar el camino sin haberlo recorrido?

Todas las decisiones que tomamos están condicionadas por emociones. Acaso tomarías la misma opción estando triste o alegre en un mismo momento. 

Piensalo, acabas de llegar a casa después de un día de trabajo complicado, varios atascos, el pc se te bloqueó y perdiste todo el trabajo de una semana, llegando a casa te enganchaste la ropa y se rompió. Te olvidaste las llaves y tu pareja te hace esperar una hora en la calle.

¿En qué estado te encontrarías? puedes elegir pagar con tu pareja, hijos, amigos, familia, compañeros de trabajo este enfado y tomar la decisión de gritar, culpar y maldecir a todo aquel que se cruce en tu camino.  

O puedes reirte de ti, contar todo lo que te ha pasado quitándole importancia, mostrándote flexible y confiado. El trabajo lo vas a recuperar, tendrás que invertir un tiempo extra pero sabes que lo conseguirás. Mostrándote positivo y responsable. Aceptando que no has tenido un buen día pero que con una buena actitud y constancia llegarás a tu objetivo.

El autoliderazgo es empezar a escuchar la vocecita que te dice, ¡enfádate!, ¡grita!, ¡no me merezco esto!, ¡todos están en contra de mi!, ¡la vida la tiene tomada conmigo!, desde un punto de vista como un observador. La escuchas pero esa voz no eres tú, es tu ego. 

Aprender a distanciarse del diálogo del ego es comenzar el camino del autoliderazgo. Entender que todo está interconectado, que dar es igual a recibir y que cualquier toma de decisión en positivo, crea valor a ti y al resto.