Saltar al contenido

Cómo gestionar las emociones

como gestionar las emociones

La mejor manera para aprender como gestionar las emociones es empezando un proceso de autoconocimiento, para conocer cual es tu iceberg neurológico, saber cuales son tus valores, tus creencias potenciadoras y limitadoras.

Detectar cuales son tus cualidades y debilidades. En el momento que conozcas tu mente, será más sencillo que puedas entender la mente de otras personas. Entonces, apoyarlos desde el crecimiento y no desde el miedo y la limitación.

Las emociones son 6 tristeza, felicidad, sorpresa, asco, miedo e ira. Dependiendo de nuestros valores y creencias un suceso o situación nos puede provocar una o otra emoción. Por eso un mismo hecho afecta de distinta forma a una persona que a otra siendo este neutro.

Imagina que empieza a llover, María es alérgica y una limpieza de la atmosfera no le viene nada mal, se siente feliz porque eso hará que su estado físico mejore. Pero por otro lado, es Semana Santa y hay una persona que llevaba 1 año esperando para poder salir con su procesión, Paco el penitente.

Como ves el mismo hecho «llover» genera emociones diferentes según quien lo interprete. ¿Cuál sería la conducta a esperar de cada uno de ellos?.

Como podemos ver en la imagen, la conducta es la parte visible del iceberg, es lo que apenas se atisba de nuestra forma de comportarnos, de reaccionar y de obrar. Dependiendo de nuestros valores, creencias, aptitudes y actitudes nuestra conducta será una u otra.

Por esto, al escudriñar nuestra mente nos permite saber porqué actuamos de una manera y no de otra. Nos ayuda a entender por qué sentimos una u otra emoción pudiendo así empezar a tomar control y gestionar nuestro estado emocional.

Ejemplos de valores son el respeto, la responsabilidad, el amor, la justicia, la honestidad, la paz, la tolerancia o la libertad.