Saltar al contenido

El desapego ¿Qué es?

el desapego

El desapego es cuando cortamos una relación con un ser u objeto en la que nos encontramos en una posición de necesidad desmedida o incoherente.

Recuerdas la sensación que tenías cuando no podías dormir con tu osito de peluche, una mezcla de capricho y miedo por falta de no tenerlo.

Este tipo de conducta la seguimos alimentando a medida que vamos creciendo. El peluche se transforma en relaciones personales y en otro tipo de objetos materiales que creemos necesitar para seguir viviendo.

El desapego en la niñez

Mamá y papá son nuestros pilares, nuestro biberón con galletas y plátano, la siesta, nuestros dibujitos, el ratoncito Pérez, los reyes magos… y así con cada niño podríamos hacer una lista interminable.

Cuando somos niños nuestro mundo está muy acotado nos agarramos a lo poco que conocemos por miedo a que ocurrirá si no lo tenemos, miedo al cambio, a vernos solos, miedo a lo desconocido. 

Durante la Juventud

Nuestros padres pasan a un segundo plano, ahora los que importan son nuestros amigos, salir de fiesta, la videoconsola, el deporte, los ídolos como famosos, cantantes, deportistas a los que admiramos, etc.

El desapego no desaparece se transforma, sustituimos a lo que nos sentimos apegados pero seguimos apegándonos. Cambiamos los objetos y a las personas pero continuamos en el estado de apego.

La madurez y el desapego

Ahora nuestros hijos y pareja ocupan el puesto principal en nuestra vida, todo gira entorno a ellos. Quienes somos sin ellos, trabajamos para alimentarlos, de lunes a viernes 40 horas semanales para que no falte un plato de comida, el fin de semana hay que preparar una actividad especial y ver al resto de la familia.

Mi serie o programa favorito que no me falte entre semana o la pachanga con amigos. La cerveza o el café con los compañeros de trabajo para sentirte libre y con la sensación de que algo eliges durante el día.

Tus padres ya están mayores debes atender cada llamada de teléfono y estar listo para cualquier cosa que te pidan. Llevarlos al médico, ayudarles a sacar unos trastos de la guardilla, pintar, arreglar alguna chapuza, etc. Pero sobre todo, no pienses en ti, les debes la vida y si tenías algún plan o querías hacer algo esa tarde olvídalo te debes a ellos.

El desapego cómo practicarlo

A medida que cambia nuestra vida cambia nuestro apego. Desapegarse de algo no es más que ser capaces de vivir sin ello. Entender que no necesitamos de algo o alguien para estar completos. Y entenderlo a la inversa, no somos la pieza fundamental para nada ni nadie. Si tu no estás, alguien ocupará tu lugar.

Lo que hacemos, se hizo, se hará y se ha hecho. 

La manera de darte cuenta de a que sientes apego es empezando a hacerte las preguntas adecuadas, observar tus pensamientos e ideas, entorno a que giran, de donde nacen y donde las he escuchado antes y por qué las repito si no estoy de acuerdo con ellas.

Al final las conductas que llevamos a cabo vienen encauzadas por nuestras creencias. Si quieres cambiar tu conducta debes hacer un cambio profundo de tus creencias.

Si estás perdido/a en este tema y quieres dedicarte tiempo en conocerte mejor y saber a que te apegas, comenzar a desapegarte y profundizar en ti para empezar a tomar consciencia de que te limita o te potencia te invitamos al curso de desarrollo personal donde empezarás a conocer tu mente.