Saltar al contenido

No sé qué hacer con mi vida

no se que hacer con mi vida

En algún momento de nuestra vida hemos pasado por ese momento en el que te dices «no sé qué hacer con mi vida». ¿Por qué y cómo llegamos a este estado?¿Qué podemos hacer para encontrarle un sentido a la vida o qué hacer con ella?.

¿Cuáles pueden ser las causas por las que nos sentimos así?

Expectativas altas y autoexigencia.

Cuando experimentas fracasos continuos y las cosas no salen como esperabas. Queremos que las cosas sean tal y como nos las imaginamos que iban a ser o muy parecidas. Cuando esto no ocurre nos sentimos frustrados y alicaídos. Al tender a poner metas altas es muy probable no alcanzarlas y repitiendo este patrón nos provoca esa sensación de fracaso y de vacío existencial. Nada de lo que hago me conduce a nada.

Estar enfocado en uno mismo.

No ver más allá de tu ombligo, pensar que el mundo comienza y acaba en ti, sin tener en cuenta nada más. Solo pensamos en nuestro bienestar y no creemos que nada ni nadie se vea afectado por lo que hacemos y decimos. Veo problemas en todas partes, todos están en contra de mi. Parece que todo el mundo conspira para hacerme la vida imposible, los males ajenos no son nada comparados con lo que yo estoy viviendo. Quiero que me escuchen que vean lo infeliz que soy. Yo no escucho a nadie. ¿Para que? sus problemas son insignificantes.

Autoestima baja.

No te valoras, pones en tela de juicio todo lo que has hecho hasta ahora. Te parece banal y carente de significado. Lo que hago lo puede hacer cualquiera. No me cuido, me siento feo o fea. Tengo mala alimentación, llevo una vida sedentaria y no me relaciono con otras personas. Suelo ser tímido y dejarme llevar por lo que diga la mayoría.

Desconocimiento de uno mismo.

¿Qué somos?,¿dónde estamos? y ¿por qué?. «Solo se que no se nada» Sócrates. Pensamos que por tener un nombre, un domicilio o un DNI, ya sabemos quien somos. Pero, ¿realmente nos conocemos?. Algunas personas al hacerse estas preguntas pueden sentir vértigo. Nos identificamos mucho con nuestro personaje. Conocerse a uno mismo requiere un esfuerzo de mirar hacia dentro.

Sentir escasez, sentirnos limitados.

Le damos demasiada importancia a lo material, ponemos excusa para hacer cualquier cosa. Parece que necesitemos recursos ilimitados para realizar cualquier acción, ya sea, dinero, tiempo, conocimientos, etc. Cualquier excusa es buena para pensar que no tenemos lo necesario para avanzar en nuestra vida.

¿Cómo podemos encontrar que hacer con nuestra vida?

Disfruta del viaje.

No te obsesiones con el resultado. Cada paso hacía el objetivo que buscas es tan importante como este. ¿Esto significa que no deba marcarme objetivos? no, los objetivos son necesarios temporalmente, una vez se alcanzan carecen de significado. Ten en cuenta que siempre habrá una cumbre que escalar. No te obsesiones con llegar al pico más alto. Cada vez que subes a una cima automáticamente se crean más cimas a las que subir. La razón del objetivo es marcar una ruta del punto A, como estoy, al punto B, como quiero estar. Asume que por el camino te encontrarás pendientes y cuestas. En momentos tendrás el viento a favor, en ocasiones en contra. Mientras recorres el camino aprenderás a curarte las heridas, como protegerte del viento o disfrutar del paisaje. El camino no tiene inicio ni fin. La capacidad de aprendizaje es infinita, como el universo.

Empatizar con otros.

Dejar a un lado el egoísmo y empezar a ceder por los demás y servirles. Esto no significa que tengamos que dejar de hacer lo que nos gusta, significa empezar a entender que te pueden gustar otras cosas. Ponerse en el lugar del otro y comprender que si tu estuvieras en su situación estarías haciendo lo mismo. Perdonar, abrazar a tu igual como abrazarías a un niño que tiene miedo. Ser capaces percibir como lo harías estando en la otra posición.

Mente abierta.

Prueba todo lo que te atraiga y creas que puede ser positivo para ti. Cuando escuches de algo que te ofrecen para mejorar tus conocimientos, experiencias y mentalidad. No lo juzgues, escúchalo de forma activa sin ponerle peros solamente trata de acumular el mayor numero de experiencias positivas y aprende también de las negativas.

Salir de tu zona de confort.

Cambia tu rutina y tus hábitos. Nos acostumbramos a nuestro entorno y día a día. Plantearse nuevas situaciones te ayuda a modificar la perspectiva con la que ves las cosas.

Acciones concretas a realizar para ayudarme a saber que hacer con mi vida

  1. Viajar. Es la mejor forma de abrir la mente. Conocer nueva culturas y lugares nos hace ver lo enorme y rico que es el mundo que nos rodea. Te llevará a experimentar situaciones que no te planteabas en tu imaginación.
  2. Conocer gente nueva. Conectar con otras personas te ayuda a comprender que no estás solo, formas parte de un todo.
  3. Practicar un deporte. Despeja la mente, si llevas tiempo sin hacer nada empieza por caminar y poco a poco ve subiendo el ritmo.
  4. Leer. Fomenta tus razonamientos y te ayuda a empezar a cuestionarte cosas.
  5. Dejar las redes sociales. O seguir solo lo que realmente te apoye y dejar de seguir contenido nocivo.
  6. Dejar de ver las noticias. Solo muestran el lado morboso y negativo de las cosas.
  7. Cuidar la alimentación. Cuanto más consciente seas de lo que comes, mejor te sentirás contigo y tu cuerpo empezará a notarlo. Notarás mayor energía y no necesitarás levantarte con un café.
  8. Baile, ríe y haz el amor. En el orden que quieras o todo a la vez.

Déjanos tu comentario. ¿Crees que hay alguna cosa que hemos pasado por alto?¿Qué haces tú para darle sentido a tu vida?